FIESTA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

 
El tercer domingo de Mayo, se celebra la gran festividad del Pueblo, el Santísimo Sacramento,  para los habitantes de Fuentes de los Oteros, es un domingo distinto, especial y muy tradicional, porque es nuestra fiesta mayor y tiene como principal atractivo y atributo la de procesionar el Santísimo antes que el Corpus, siendo esto así, por un privilegio especial a la Cofradía del Santísimo Sacramento, fundada en 1656.
 
Para todos los pueblos la fiesta principal, son días distintos, con otro color, de gran alegría para niños y mayores, se prepara todo con gran cuidado y esmero, todas las casas aparecen relucientes en limpieza, es un trajín de viandas y comida, dulces, algo que no se tiene en la mesa los días normales de aquellos años, hoy es distinto.
 
Para empezar el día la música llega y a primera hora de la mañana los músicos hacen el pasacalles por todo el pueblo, para más tarde tocar en misa y en la procesión, el sonido se oye por todos los lugares, suena alegre, los niños se visten con algo que estrenan, se ven diferentes, más guapos.
 
Los cofrades adornan la iglesia con ramas grandes de chopo o negrillo, también todos los vecinos en sus puertas y ventanas hacen lo mismo, por el centro de la calles por donde va a pasar la procesión,  se forma un sendero a lo largo de todas ellas para que pase el Santísimo, con hierba y plantas de olor del campo, durante el recorrido de la procesión se han instalado dos altares, para que en ellos se de la bendición al pueblo con el Santísimo, todo ello con cantos y música. Las campanas desde la espadaña de la iglesia no dejan de tocar a repique. Vienen sacerdotes de otros pueblos  a ayudar al cura del pueblo. Por la tarde, después de la comida familiar y el rosario, hay juego de pelota a mano en el frontón abierto de la plaza del pueblo, vienen pelotaris de los pueblos vecinos y compiten en grupos, es un deporte muy arraigado en esta zona, incluso hoy día. Y como es natural el baile algo esperado por jóvenes, lugar de encuentro y convivencia de todos los alrededores, y los invitados y familiares de todos los vecinos, los niños también disfrutaban de los puestos de golosinas. Así durante dos o tres días.
 
En los días vigentes, en cuanto a los cofrades siguen manteniendo la tradición de adornar iglesia y calles con la instalación de los altares para la celebración de la misa y procesión, a continuación el baile Vermut con sus tapas, y la comida familiar, por la tarde los familiares y amigos van desfilando para sus lugares de origen, porque hoy las fiestas son más de fin de semana, aunque el lunes, los del pueblo tienen la misa de difuntos y lógicamente quedan acompañados en la comida, con algunos invitados que no tienen compromiso de trabajo o desplazamiento a otros lugares de lejanía.
 
La víspera por la tarde, con la quema de la hoguera se hacen las brasas para porder degustar de una parrillada con todos los vecinos, familiares, amigos, invitados y demás personas que quieran venir, los niños tienen su atracción con los castillos o colchonetas hinchables para que disfruten, a la vez que juegan en el parque infantil de la plaza; cuando ya está quemada la hoguera se empieza a preparar la parrillada a base de chuletas y chorizos, que se sirven debajo de la carpa que el pueblo tiene para la ocasión y todos en las mesas, sentados disfrutamos de la cena con todos nuestros familiares, amigos, invitados y personas que llegan a acompañarnos y disfrutar de nuestra fiesta, a continuación comienza el baile de discoteca en la misma carpa, en la que se sortean diferentes premios y se realizan bingos y concursos, así llegan altas horas de la noche, en que solo resisten los más jóvenes, disfrutando hasta que el cuerpo les aguanta, pero eso sí, todos ellos, no faltan a la cita del Santísimo, en la iglesia a la hora anunciada, con buena cara y vestidos para la ocasión.  
 
(Volver a las raíces y regresar al presente de un pueblo: Fuentes de los Oteros.  Ana María García Vicente.)
 
Noticias en Prensa