LAS FUENTES

  Fuente
De la primera fuente que vamos a detallar es la comunal: de ella se servía todo el pueblo, más sus animales domésticos y de trabajo, y los rebaños de ovejas. Tiene más o menos metro y medio de fondo: sus aguas siempre estaban corriendo; era muy abundante y hoy día sigue igual, aunque con menos cantidad, aunque el problema es que necesita limpieza toda ella, ya que está abandonada al no hacerse uso de ella, porque las casas y el pueblo en general se surten del pozo artesiano.
 
El agua sobrante bordeaba el pueblo hasta los prados y llegaba al pueblo de Pobladura, hoy sigue así con menos cantidad, solo aumenta con las lluvias al ser una reguera su cauce.
 
En el pago llamado del Portillo, en período de lluvias, se conseguía hacer en él un estanque, al que iban a lavar las mujeres del pueblo, el resto del agua se unía a la reguera del pueblo que citamos anteriormente.
 
En el pago de la Hontana, al oeste de la fuente comunal, hay otra fuente que se llamaba de los Ojos, porque, cuando se tenían los ojos malos se lavaban con su agua y se notaba mejoría, llegando a curar.
 
Hacía el sur más debajo de la fuente comunal que tomamos como referencia para situarnos mejor, están los lavaderos que se llenaban de agua de un estanque o depósito que había al sur, contiguo a ellos mismos. Se llenaba en una noche y permanecían llenos de agua durante una semana. En el medio de los lavaderos de lavar y aclarar había un hoyo que también brotaba el agua de los rezumos del manantial del depósito.
 
Al llegar a los prados nos encontramos la llamada Fuente del Prado. En el mismo término, más al oeste, la fuente el Piojo, todas ellas esparcen sus aguas por los prados.
 
Al término del Pocico, entre unas peñas se llenaba la cantarilla de agua en el verano, cuando se estaba segando y atropando la mies.
 
Al oeste del pueblo se encuentra la Fuente de Grajal: se llama así, porque pertenecía  al pueblo de Grajal (hoy despoblado y desaparecido). En ella beben generalmente las ovejas del pueblo, habiéndose instalado unos bebederos acondionados especialmente para su uso. El agua es muy rica para el consumo humano.
 
En las casas hay pozos para el servicio de la vivienda, hoy se usan menos sobre todo para el servicio de la casa, quedando relegados para riego u otros servicios.
Solo son abundantes los manantiales de los pozos en medio pueblo, para la parte Este, en el centro está la plaza y al Oeste son pozos que solo se llenan de rezumos y son más altos de nivel de agua si el invierno es de abundantes lluvias.
 
(Volver a las raíces y regresar al presente de un pueblo: Fuentes de los Oteros.  Ana María García Vicente.)
 
Noticias en Prensa