SI, así es, el tercer Domingo de Mayo ya ha llegado, y como todos nuestros lectores saben es el día escogido en el calendario para celebrar la fiesta principal de Fuentes de los Oteros.
Poco vamos a contar de una fiesta en la que se ha escrito mucho, bien y variado en esta misma página, pero lo que si vamos a hacer es a invitar a todas las personas a participar y disfrutar como nosotros lo hacemos de los festejos que se han programado.

La fiesta de Sacramento ha variado desde que yo era un niño hasta nuestros días, ha sufrido una evolución lógica y no menos interesante, hace unos veinte años, fácil era encontrarte con un cartel de fiestas de cuatro días, el día antes de la víspera, la víspera, el día principal y el segundo día, pero había gente, había jóvenes en el pueblo y de fuera que venían exclusivamente esos días con la intención y las ganas de organizar cosas. Actualmente eso ha cambiado, ahora nos tenemos que conformar con la víspera y el día principal, dejando el segundo día para la gente del pueblo y aquella a los que los compromisos laborales no les impiden asistir.

Voy a relataros como están previstas que se sucedan estos días de festejos:

Sábado Día 14: Un día largo para algunos….La mañana se sucede entre preparatorios de última hora, hay que colocar las mesas y las sillas en la carpa, adornarla con banderitas y dejar todo listo para cuando comience el baile y la parrillada. Mientras otras personas se encargan de ir preparando la leña para las brasas de la chuletada, las parrillas, (por cierto este año estamos de estreno, contamos con dos nuevas parrillas), la luz para cuando la noche caiga, hay que cortar el pan, poner a enfriar el vino de Prieto Picudo, preparar los vasos, cubiertos…

Cuando todo esto parece que ya esta y se acerca la hora de comer, es hora de ir a echar un vino a las bodegas, hay que recordar a nuestras queridas bodegas, que tanta importancia tuvieron para nuestros antepasados, solamente con recordara mi abuelo ir con el medio cántaro a la bodega a por vino fresco para comer, me hace reflexionar y pensar la importancia, cariño y respeto que tenían ante esta típica construcción de los Oteros que parece que tenemos en el olvido, por ello y como homenaje a ellos creo que es un buen día para acercarse por allí y tomar un vino con unas sardinas o mejillones para reponer fuerzas antes de la comida.

No más comer, que no falte una buena siesta, que la noche se avecina larga y hay que aguantar hasta el final.  

Los miembros de la Cofradía del Santísimo comienzan su ronda de actos litúrgicos con las denominadas “Vísperas” y posterior bendición de los alimentos que el segundo día de la fiesta se reúnen para degustar. Aparte también rezan por los miembros de la Cofradía que nos han abandonado durante este último año.

Allá a media tarde el pueblo va tomando forma y ambiente, empiezan a verse aparcados coches por las calles, niños jugando en el parque a la espera de que las colchonetas y castillo hinchable hagan su aparición para en unas dos horas dar mil y una vuelta en ellas.

Llega el responsable de la discoteca móvil y de la barra del bar, (no hay dinero para una gran orquesta), y es la hora de montar el baile, que a continuación comienza a poner algo de música para amenizar las horas previas a la cena.
Con todo esto nos hemos puesto en las ocho o nueve de la noche, hay que comenzar a quemar la hoguera para que las brasas estén listas preparar las chuletas y los chorizos.

A estas horas el que mas o el que menos ya se ha acercado por la carpa, ha visto los preparativos y se predispone a pasar un rato agradable de charla y baile con toda la gente que se ha acercado hasta el pueblo.
A la hora de comer no hay nada que escribir, ya que como se dice: “la oveja que bala, bocado pierde” asi que toca comer unas chuletas y unos chorizos preparados a las brasas de cepa y todo ello regado con un Prieto Picudo, bufff! que hambre me está entrando ya…

Una vez terminada esta fase y con la barriga llena es el momento de que comience el baile, se desmontan las mesas y sillas y las parejas de baile toman la pista, no sé si por las ganas de bailar o por bajar la cena, pero el caso es que bailan y se lo pasan bien, que es lo importante.

Después de un ratillo de baile, haremos un descanso para realizar el ya tradicional BINGO, en que se suele dar de premio un Jamón, embutido variado y aquellos regalos que tengamos. Además, este año será el momento de dar los Premios del I CONCURSO DE FOTOGRAFIA, realizado a través de esta página Web y en el que muchos de vosotros habréis participado.

Las fotografías serán expuestas durante todo el día y el día siguiente para que todo el mundo pueda verlas en la carpa instalada en la plaza. Sugiero que se pasen a ver la exposición a todo el mundo, se pueden llevar muchas sorpresas y ver en las fotos a quien no esperan….

Una vez realizados estos sorteos, la gente se va a dormir quedando la juventud y aquellos que se resisten a ser mayores y conservan un espíritu joven para darlo todo. Cuando el cuerpo no aguanta más e incluso algunos años los primeros rayos del Sol amenazan por el horizonte, es la hora de ir a dormir, no mucho, porque el Domingo ya amenaza con estar ahí.

El Domingo, es el día grande, las mujeres de la casa se han pasado cocinando sus mejores manjares, la Misa y posterior Procesión del Santísimo, son el acto principal de estas fiestas, por lo que ese día no queda más remedio de ir todo el mundo a misa, no hay excusas, no hay sueño, no hay cansancio…

Antes de la misa, los miembros de la Cofradía se han encargado de adornar las calles, poniendo ramos de chopo o negrillo por las ventanas, y haciendo un sendero de verde hierba por donde transitara el Santísimo en Procesión, y haciendo paradas en los altares hechos en las casas particulares para dar la bendición a los asistentes, todo ello, envuelto en el dulce y emocionante repicar de las campanas de la Iglesia.

La misa, que decir, una Misa presidida por varios Sacerdotes, en la Iglesia no cabe un alfiler mas, las mujeres del pueblo entonando los cantos desde el coro….

Después de estos actos litúrgicos, es la hora del baile vermut, la hora de la charla y del coloquio entre los forasteros que se acercan y los anfitriones del pueblo, para posteriormente cada uno ir a su casa para comer, nadie se queda fuera, siempre hay alguien que se presenta de improvisto en el pueblo, pero cierto es también que siempre hay al menos alguna familia que lo invite a comer a su casa.

Una vez llegados a este punto, el cuerpo dice basta, no sé si por el cansancio acumulado en este día y medio o por la sensación de que al día siguiente toca trabajar, un largo viaje de regreso o vete tú a saber porque…, para mí es un momento de tristeza, un momento de reflexión, piensas en lo que has vivido tan intensamente estos días, de lo que ha pasado, de lo que has visto, de las personas con las que  te has rencontrado…, pero a la vez es un momento triste porque todavía queda un año por delante para poder decir… ESTAMOS DE FIESTA, EL TERCER DOMINGO DE MAYO HA LLEGADO!!!!
 

 


Según publica el Boletín Oficial de la Provincia de León, en el día de hoy, reproducimos a continuación,  para su conocimiento e interés las personas del municipio que se presentan para su elección a la Alcaldía del Ayuntamiento de Pajares de los Oteros, así como a los candidatos a Alcaldes pedáneos de los pueblos que conforman el municipio de Pajares de los Oteros.
 
Ayuntamiento de Pajares de los Oteros:
 
PARTIDO POPULAR (P.P.)
 
1.- Don FRANCISCO JAVIER JUEZ GARCIA
2.- Don AGUSTIN PEREZ MELON
3.- Don LUIS ROBLES POLANTINOS
4.- Don ADRIAN RODRIGUEZ SANCHEZ
5.- Doña MARGARITA PRUDENCIA SOTO GARCIA
6.- Don TEODORO CASTAÑEDA MARTINEZ
7.- Doña MARIA ASCENSION MATEOS GARCIA
 
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
 
1.- Don JULIO CESAR FERNANDEZ SANTOS
2.- Don JUAN JOSE ALONSO MARCOS
3.- Don ANDRES RODRIGUEZ MARTIN
4.- Doña CLAUDINA SANDOVAL BERNARDO
5.- Don LEONCIO RODRIGUEZ MARCOS
6.- Don DANIEL FERRERO MERINO
7.- Doña MILAGROS MIGUELEZ MENDOZA
 
Suplentes
S1.- Doña MARIA ANGELES FERNANDEZ CHAMORRO
S2.- Don CESAR CARLOS SANTOS SANTOS
S3.- Don LUIS JAVIER ALVAREZ ALVAREZ
 
 
ENTIDADES LOCALES MENORES
 
MORILLA DE LOS OTEROS
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
Candidato: Don ANDRES CLAUDIO RODRIGUEZ ALVAREZ
Suplente: Doña ROGELIA PROVECHO PRIETO
 
PAJARES DE LOS OTEROS
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
Candidato: Don OSCAR MELON MARCOS
Suplente: Don MILAGROS MIGUELEZ MENDONZA
 
POBLADURA DE LOS OTEROS
 
PARTIDO POPULAR (P.P.)
Candidato: Doña RUTH MONICA ALVAREZ MATEOS
Suplente: Don MARCELO NAVA MARTINEZ
 
QUINTANILLA DE LOS OTEROS
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
Candidato: Don JOSE LANA OSORIO
Suplente: Don IGNACIO NEGRAL BLANCO
 
VALDESAZ DE LOS OTEROS
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
Candidato: Don ADOSINDO VEGA VIZAN
Suplente: Don TEODORO BLANCO LERA
 
VELILLA DE LOS OTEROS
 
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL (PSOE)
Candidato: Don CONSTANCIO RODRIGUEZ GALLEGO
Suplente: Don JUAN JOSE ALONSO MARCOS
 
 
No hoy representante de candidatura por parte de Fuentes de los Oteros, desconocemos si por algún error o porque no hay ningún candidato, quedando así desierta por el momento la Alcaldía de la pedanía de Fuentes de los Oteros. Cualquier noticia o movimiento al respecto sera comunicado.
 

Actualizado (Miércoles, 20 de Abril de 2011 15:06)

 


Ahora, en estas fechas, cuando los fríos del invierno empiezan a remitir y los primeros rayos de la primavera asoman por el horizonte, es cuando las avutardas comienzan con el cortejo y ritos nupciales. El macho en estas fechas se encuentra con su plumaje en el máximo esplendor y cuando se trata de ligar, a la avutarda no le importa llamar la atención. Y es que su estrategia para atraer sexualmente a sus potenciales parejas no puede definirse como discreta, los investigadores que han estudiado estas aves aseguran que su ritual es tan llamativo que los humanos pueden verlo a más de un kilómetro de distancia.
 


El cortejo nupcial de esta especie es muy espectacular: el macho patea el suelo y sacude las alas; a continuación abre la cola en dirección al Sol, la apoya sobre el dorso, cruza sus largas primarias de manera que las puntas sobresalgan de aquél, levanta las escapulares, y las vuelve, presentándose entonces el ave casi blanca, con las alas colgando, la cabeza entre los hombros y los bigotes erguidos.

Las zonas en las que se exhiben los machos se caracterizan por ser visibles a mucha distancia. Suelen ser colinas o sitios elevados con buena visibilidad. La exhibición y el apareamiento suelen ocurrir por las mañanas, seguramente porque por la tarde se arriesgan a atraer también a zorros y a otros depredadores existentes en la zona.

Los machos se reúnen allí y comienzan a exhibirse. Después, van llegando las hembras y seleccionan a uno de ellos, copulan y después se marchan solas.

Y es que, a diferencia de otras especies, las hembras de avutarda cuidan solas a sus crías. No tienen pareja fija y cada vez se aparean con un macho distinto.

Otra característica de los machos de avutarda es su gran tamaño, entre tres y cuatro veces más grande que el de las hembras.
La avutarda es el ave de mayor peso de Europa. Los machos pueden alcanzar incluso hasta 16 kg, las hembras 4 kg. Es del tamaño de un pavo, con el cuerpo en posición horizontal y una altura de algo más de un metro.

Las avutardas adultas machos se distinguen por la bigotera, que a los 6 años está plenamente desarrollada.

Es el ave más asustadiza de Europa; se echa a volar cuando un intruso se le acerca a 400 ó 500 m; tolera a un tractor hasta los 250 m.

Las avutardas tienen el cuello y el pico largo y patas poderosas, en las que falta el dedo posterior. El plumaje es entre pardo y grisáceo, con frecuencia moteado o con franjas más oscuras. Tienen un ensanchamiento bajo el paladar, que se extiende por el cuello y que puede inflarlo y utilizarlo como exhibición, durante el cortejo.

Su nombre en latín, 'Otis tarda' ('ave tarda') hace referencia precisamente a las dificultades que tiene para comenzar a volar debido a su gran peso.

Las avutardas tienen un ciclo de reproducción muy largo. Ponen entre uno y tres huevos cada vez así que, si ninguno de ellos sale adelante, tienen que esperar al año siguiente para procrear. "Esa es la razón por la que muchas hembras no tienen ninguna cría en un año".

No construyen nidos. Utilizan una ligera depresión del suelo, con los tallos de las hierbas tronchados en llanuras de pastores desarboladas y campos de cereal.

Ponen sus huevos entre abril y junio; son de color verde intenso u oliváceo, ligeramente moteados de pardo - oscuro. La hembra los incuba entre 25 a 28 días.

La incubación se inicia normalmente en la primera mitad de mayo, con una duración de 21 o 22 días, es decir, mucho más breve que el de una gallina de corral, que emplea 28 días.

La hembra se toma un descanso en el trabajo de incubar sobre todo por la mañana, al mediodía y al atardecer, que dura entre 15 y 60 minutos, dedicándose a comer.

En otoño, los machos forman una bandada y las hembras otra por separado.

Las avutardas padecen una importante tasa de mortalidad en sus primeros días de vida, debido fundamentalmente, a la poca cobertura que les ofrece su medio natural.


El macho es de considerable mayor tamaño que la hembra. También su plumaje es diferente en parte. La cabeza, ancha y aplastada y el largo y delgado cuello son de color gris pálido con un tinte que parece a veces azulado. La parte superior del pecho es de color castaño vivo, destacando bien sobre el resto de las partes inferiores que son blancas. Las superiores, base del cuello, espalda, dorso de las alas y cola son beige rojizas y amarillo ocráceas ondeadas profusamente de negro. A cada lado de la base del pico le nacen unas finas plumas blancas que forman un conspicuo bigote en los machos a partir de los 3 años de edad. Desde los 6 años en adelante estos bigotes son muy largos y poblados (120-150 mm.). Por su tamaño y desarrollo así como por la mancha alargada de color oscuro que desde los carrillos baja a lo largo del cuello, puede conocerse la edad de los machos de las avutardas. Gran parte de la superficie alar es blanca, cogiendo la mayor parte de las secundarias y la base de las plumas primarias, detalle que se aprecia sobre todo en el vuelo y cuando el pájaro representa las diversas ceremonias de su complicado cortejo a las hembras. Las primarias y las puntas de las secundarias son marrón oscuro o negras. Las hembras adultas carecen de los mostachos y de la banda pectoral castaña, además de tener mucho menor tamaño. Ambos tienen patas largas y pies gruesos y fuertes; el pico es pardo amarillento con el extremo más oscuro. Los machos tienen muy desarrollado un saco en la garganta durante la época de la reproducción y que puede inflarse de modo extraordinario. La cola es más rojiza que el resto del plumaje de las partes superiores y está franjeada, notándosele cuando la despliega en abanico y al volar una banda subterminal negra y otra blanca en el extremo.

En vuelo, este gigantesco pájaro resulta ciertamente espectacular. Sus amplias alas casi totalmente blancas, excepto las primarias negras o muy oscuras y que lleva muy abiertas, el cuello largo bien estirado y las patas no del todo ocultas bajo la ancha cola, le permiten alcanzar velocidades de hasta 80 Km por hora. Al iniciar el vuelo dan la impresión de que este va a ser torpe y lento, puesto que para ello tienen que disponer de amplio espacio en el suelo. Son reacias a volar y a no ser que se vean muy amenazadas, prefieren peonar, haciéndolo siempre con el cuello muy estirado y adoptando una postura de alerta característica, caminando sosegadamente sin perder de vista lo que las ha sobresaltado.
Aunque los bandos vuelan con potencia, no suelen recorrer largas distancias y son extraordinariamente querenciosos a determinados lugares no muy extensos donde siempre con seguridad pueden verse, cualquiera que sea la estación del año. Si son espantadas de ellos, una vez pasado el peligro vuelven, aunque lo hacen con mayor recelo. No es un pájaro solitario, sino que forma pequeños bandos que se unen entre sí en la época del celo, formando entonces grupos más numerosos. Incluso mientras las hembras incuban, los machos se reúnen también formando bandos que los cazadores llamaban «toradas».

Los machos son extraordinariamente corpulentos y pesados. El mayor peso es alcanzado en marzo-abril en que puede oscilar entre 8,500 y 17 Kg. Excepcionalmente se han cazado en España algunas que pesaban nada menos que 20,500 Kg. Un buen peso es ya a partir de los 10 Kg, pero hay muchas de 15 Kg. Puede decirse que un promedio en el peso de los machos en primavera está por encima de los 11 Kg que en invierno (diciembre-enero) desciende a 7,5 Kg. Los machos jóvenes son considerablemente menos pesados. En enero-febrero no pasan de los 5 Kg. Las hembras son menores y por supuesto alcanzan pesos inferiores. En abril-mayo entre 3 y 4 Kg y un peso similar en noviembre-marzo, por lo que las oscilaciones son mínimas respecto al peso de los machos. Se citan excepcionales pesos de machos adultos de 21, 22 y 24 Kg.. (Glutz von Blotzheim, 1973).
Los machos jóvenes que en los dos primeros años son muy parecidos a las hembras, hasta que alcanzan la madurez sexual, no antes del cuarto año de vida, vagan en bandos, juntándose con los machos adultos cuando éstos tienen a sus respectivas parejas incubando.

La Avutarda es un pájaro silencioso que solamente de forma ocasional emite un gruñido sordo que puede significar agresividad o temor. Durante la reproducción, los machos lanzan una especie de ladrido ronco y junto al nido y teniendo ya los pollos unos días, la hembra los guía con sonidos guturales, todos éstos y aquellos casi imposibles de registrar por escrito. Cuando observan la proximidad del hombre se dice que unas a otras se alertan con un gangoso ¡¡eng!! o ¡¡kreng!!

En función de su gran tamaño y potencia la Avutarda es un pájaro fiero y valiente que no duda en atacar si con la carrera o el vuelo no puede librarse de sus enemigos. Esto sucede pocas veces, porque posee un sentido del oído muy fino y una vista muy aguda y su extraordinaria desconfianza le permiten huir antes que enfrentarse al enemigo. Pero si queda malherida lanza ataques fieros e inesperados cuando se la intenta coger acompañados de silbidos y resoplidos.

Las avutardas adultas se alimentan fundamentalmente de materia vegetal, en especial de gramíneas, hojas, granos de cereales, hortalizas, leguminosas, y un número incalculable de plantas y flores, sobre todo la vulgar margarita de los prados y el Diente de León Taraxacum officinale. Además de su preferencia por las leguminosas, cuando entra en las vides para comer las uvas maduras produce verdaderos estragos. Estas parecen atraerle especialmente y pueden concentrarse muchos pájaros allí, acudiendo desde lugares distantes. También la dieta incluye una considerable cantidad de materia animal, sobre todo en los pájaros jóvenes. Saltamontes, escarabajos, lombrices de tierra, larvas, mariposas y multitud de pequeños y grandes insectos son capturados en primavera y verano por las hembras y los jóvenes, pero también por los adultos. Estos no dudan en comer huevos y pollos de especies que anidan en el suelo, ratones de campo, lebratos, ranas y lagartos.

 

Ningún acontecimiento en la vida de las avutardas es más importante y espectacular que el cortejo de los machos a las hembras. Aquéllos inflan el plumaje de modo que todas las plumas blancas son puestas bien de manifiesto. Las alas caen entreabiertas hasta que casi tocan el suelo, al principio con la punta de las negras primarias y después, levantando éstas hasta casi tocar el nacimiento de la cola, el vértice flexor es el que se acerca más al suelo. Las plumas cobertoras alares se adelantan, la cola desplegada en abanico se eleva hasta formar una vertical con el suelo y la cabeza se encoge entre los hombros, hinchando el saco de la garganta en toda su extensión. Este saco o bolsa que sólo posee el macho adulto durante la reproducción, es un ensanchamiento abierto bajo la lengua que se extiende hacia abajo por el cuello hasta alcanzar una longitud no inferior a 20 cm. En conjunto el pájaro con el plumaje así erizado recuerda más una bola de plumas blancas y observado desde lejos parece en una primera impresión una oveja, no viéndosele apenas las patas, tan hinchado está el pecho que casi toca el suelo y las plumas que forman el bigote quedan casi verticales. A la vez sacude con languidez las entreabiertas alas y gira lentamente en «la rueda» de hembras que le contemplan.

Normalmente cada macho se dirige a una determinada hembra delante de la cual parece tener más interés en realizar su cortejo. A partir de los primeros días de abril ya pueden verse los machos diseminados en los campos españoles ocupados en estas muestras espectaculares del celo. Empiezan pronto por la mañana, entre las 7 y las 8 horas y las representaciones pueden durar pocos segundos o varios minutos, permaneciendo a veces con el plumaje erizado inmóviles junto a las hembras, con mucha frecuencia mientras éstas se muestran indiferentes. El cortejo se repite otra vez a partir de las 4 de la tarde y aunque se ha dicho que lo interrumpen al anochecer existen numerosas observaciones en noches de luna (Bannerman, citando a Gewalt, 1962).

Parece ser que solamente la fuerte lluvia puede impedir estas representaciones del cortejo. Desde lejos, los machos de Avutarda parecen grandes bolas blancas y no es necesario un gran esfuerzo visual para divisarlas. Mientras tanto las hembras, parecen indiferentes a este cortejo silencioso, porque los machos no emiten sonido alguno, buscan el lugar apropiado donde han de anidar. Una vez encontrado, los machos se juntan a ellas y el emparejamiento se produce, casi siempre en los últimos días de abril y muy a menudo dependiente esta fecha de la situación meteorológica de la zona. Las frecuentes lluvias primaverales retrasan no menos de 15 días la cubrición. Aunque las avutardas son poco dadas a guerrear entre ellas, en estos días del emparejamiento los machos pelean con frecuencia, aunque se observa cierta tendencia en ellos a evitar luchas muy fuertes y continuadas. Más bien se observan actitudes de amenaza que duras luchas. Quizá, como señala Gewalt, (1954) estas se producen solamente cuando un macho extraño se aproxima a una hembra que ya está criando y que es vigilada por otro macho con el que se emparejó.

La siembra del trigo y la cebada influyen mucho en el comienzo de la puesta. Las hembras aprovechan el crecimiento de las plantas para anidar bien a cubierto de los depredadores. La Avutarda Común no construye propiamente nido y la puesta es efectuada en una depresión del terreno que suele tener el fondo cubierto por tallos de las plantas donde está situado, pero que no han sido llevados allí sino que pertenecen a las plantas que la hembra aplasta con su cuerpo. Se ha discutido mucho (Bannerman, 1962) si la Avutarda es polígama.

algunos consideraron a este pájaro como monógamo, pero su costumbre de vivir asociados un corto número de machos con mayor número de hembras no puede asegurarnos una recatada vida sexual. Otros consideran que la Avutarda Común es polígama.

El número de huevos puestos oscila en Iberia entre 2 y 4 y se han encontrado puestas también de 3. No obstante, ha habido considerables dudas ya que en zonas de Europa Central (Alemania) la puesta normal es de 2 huevos y querían atribuirse las mayores a dos hembras que usaban el mismo nido. Se estima para España como normal la puesta de 3 huevos y más rara la de 4.  Los huevos son anchos y de forma ovalada o elíptica, a veces muy picudos en ambos extremos. Son muy brillantes y el color general de la cáscara es pardo o verde oliváceo marcados con manchas y puntos pardo amarillentos, pardo rosados y con manchitas violáceas muy claras y a veces difíciles de ver. Algunos tienen rayas y puntos pequeños marrones, casi siempre concentrados en el extremo más ancho. Cien huevos medidos por Jourdain y Rey dieron un promedio de 79,4 x 56,76 mm. con máximos de 89,5 x 56,4 mm. y 82,7 x 60,7 mm. y mínima de 69 x 56 mm. y 71,6 x 51,5 mm. Su tamaño es parecido al que tienen los de un ganso desde luego resultan pequeños para tan gigantesco pájaro como es la Avutarda Común. Las primera puestas es encontradas a finales de abril, pero también muchos pájaros las inician en todo el mes de mayo. Solamente la hembra incuba y lo hace durante 25-29 día.

Los pollos al nacer son nidífugos y dejan el nido en cuanto están secos. Su plumón es corto y de color a partes iguales, formando como parche entre pardo arenoso y pardo oscuro con una raya oscura en el centro de la espalda que nace en el cuello y varios puntos y rayas negruzcas en la garganta y lados de la cabeza y el cuello. Las partes inferiores son beige muy claras, casi blancas en el vientre. La hembra los atiende sola mientras los machos se reúnen en bandos o «toradas», vagando por los campos sin ocuparse de las hembras. Estas buscan insectos en los primeros días se los dan a los pollos directamente en el pico. Pronto comienzan a salirles las plumas y a las cuatro semanas ya efectúan cortos vuelos, pero la hembra los cuida por lo menos hasta cumplir un mes medio.
 

Este cortejo de apareamiento, es el que debemos aprovechar y del que somos testigos directos gracias a la privilegiada situación en la que nos encontramos, hay que explotar aquello que poseemos, fomentar el turismo rural y no dejar escapar un espectáculo único que atrae a esta zona a múltiples visitantes en estas fechas del año.

Desde esta página os animo a ser observadores con aquello que nos rodea, con unos simples prismáticos podemos ser testigos de un fascinante baile de cortejo, sin necesidad de grandes desplazamientos ni inversiones. No os olvidéis de que son aves muy esquivas, por lo que hago un llamamiento de respeto hacia ellas, ya que si a ti no te gusta que te molesten en esos momentos, seguramente a ellas tampoco.


 

Actualizado (Miércoles, 23 de Marzo de 2011 20:01)

 


Un año más, el calendario dice que es 2 de Febrero, festividad de Nuestra Señora de la Purificación, popularmente conocida como fiesta de las Candelas.
Recordemos que La Iglesia de Fuentes de los Oteros se encuentra dedicada a Nuestra Señora de la Purificación. Su imagen se encuentra en el altar mayor, siendo la segunda fiesta patronal del pueblo.
La celebración de las Candelas comenzara con la misa, en la que será bendecida la cera, que será quemada durante el resto del año, tanto por la gente particular en su casa, como por la Cofradía del Santísimo Sacramento en sus actos ceremoniales.
Muchos de nosotros, ya no nos encontramos en el pueblo, no asistiremos a los actos, unos por motivos de trabajo, otros por la distancia, otros por olvido…
Por ello, cada persona ligada a Fuentes, este donde este, haga lo que haga, debe recordar y conmemorar interiormente la festividad de las candelas, logrando así revivir esos recuerdos y sensaciones de un día tan especial.
Sabemos que la Virgen de las Candelas es conocida como la fiesta de la Luz, amediados del siglo V esta fiesta se conocía como "La Candelaria" o "Fiesta de las Luces". La Virgen Maria ha dado luz a la Luz del Mundo, Jesucristo.
Hasta el siglo VI se celebraba a los cuarenta días de la Epifanía, el 15 de febrero. Ahora se celebra el 2 de febrero, por ser a los cuarenta días de la Navidad.
La festividad tiene un origen oriental, esta fiesta no se introdujo en la liturgia del Occidente hasta el siglo VII. Al final de este siglo ya estaba extendida en toda Roma y en casi todo Occidente. En un principio, al igual que en Oriente, se celebraba la Presentación de Jesús más que la Purificación de María.
El Concilio Vaticano II restaura esta fiesta a su origen primariamente Cristológico, celebrándose como la Presentación de Jesús en el Templo.
 

Hoy 17 de Enero se celebra la Festividad de san Antonio Abad, patrón y protector de los Animales, y en Fuentes como no podía ser de otra forma, es una festividad muy celebrada y conmemorada. En un pueblo rural como Fuentes, no faltan los animales, por lo en un día como hoy, hay que agradecerles los beneficios que estos nos ofrecen.
 
¿Pero quien era en realidad San Antonio? ¿y por qué es el patrón de los animales y de los sepultureros? Conozcamos un poco más sobre su vida.
 
Antonio nació, allá por el año 251en el pueblo de Comas, cerca de Heraclea, en el Alto Egipto. Se cuenta que alrededor de los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir en una comunidad local haciendo ascética, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a dirigir su vida espiritual en el desierto, más tarde se fue internando mucho más en el desierto, para vivir en absoluta soledad.
 
De acuerdo a los relatos de san Atanasio y de san Jerónimo, popularizados en el libro de vidas de santos La leyenda dorada que compiló el dominico genovés Santiago de la Vorágine en el siglo XIII, Antonio fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto. La tentación de san Antonio se volvió un tema favorito de la iconografía cristiana, representado por numerosos pintores de fuste.
 
Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños junto a Pispir y otro en Arsínoe. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana. Sin embargo, y pese al atractivo que su carisma ejercía, nunca optó por la vida en comunidad y se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo como ermitaño. Abandonó su retiro en 311 para visitar Alejandría y predicar contra el arrianismo.
 
Jerónimo de Estridón, en su vida de Pablo el Simple, un famoso decano de los anacoretas de Tebaida, cuenta que Antonio fue a visitarlo en su edad madura y lo dirigió en la vida monástica; el cuervo que, según la leyenda, alimentaba diariamente a Pablo entregándole una hogaza de pan, dio la bienvenida a Antonio suministrando dos hogazas. A la muerte de Pablo, Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales; de ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.
 
Se cuenta también que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara. Pero con el tiempo y por la idea de que el cerdo era un animal impuro se hizo costumbre de representarlo dominando la impureza y por esto le colocaban un cerdo domado a los pies, porque era vencedor de la impureza. Además, en la Edad Media para mantener los hospitales soltaban los animales y para que la gente no se los apropiara los pusieron bajo el patrocinio del famoso San Antonio, por lo que corría su fama. En la teología el colocar los animales junto a la figura de un cristiano era decir que esa persona había entrado en la vida bienaventurada, esto es, en el cielo, puesto que dominaba la creación.
 
Reliquias y orden monástica
 
Se afirma que Antonio vivió hasta los 105 años, y que dio orden de que sus restos reposasen a su muerte en una tumba anónima. Sin embargo, alrededor de 561 sus reliquias fueron llevadas a Alejandría, donde fueron veneradas hasta alrededor del siglo XII, cuando fueron trasladadas a Constantinopla. La Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio, conocidos como Hospitalarios, fundada por esas fechas, se puso bajo su advocación. La iconografía lo refleja, representando con frecuencia a Antonio con el hábito negro de los Hospitalarios y la tau o la cruz egipcia que vino a ser el emblema como era conocido.
 
Tras la caída de Constantinopla, las reliquias de Antonio fueron llevadas a la provincia francesa del Delfinado, a una abadía que años después se hizo célebre bajo el nombre de Saint-Antoine-en-Viennois. La devoción por este santo llegó también a tierras valencianas, difundida por el obispo de Tortosa a principios del siglo XIV.
 
La orden de los antonianos se ha especializado desde el principio en la atención y cuidado de enfermos con dolencias contagiosas: peste, lepra, sarna, venéreas y sobre todo el ergotismo, llamado también fuego de San Antón o fuego sacro o culebrilla. Se establecieron en varios puntos del Camino de Santiago, a las afueras de las ciudades, donde atendían a los peregrinos afectados.
 
El hábito de la orden es una túnica de sayal con capuchón y llevan siempre una cruz en forma de tau, como la de los templarios. Durante la Edad Media además tenían la costumbre de dejar sus cerdos sueltos por las calles para que la gente les alimentara. Su carne se destinaba a los hospitales o se vendía para recaudar dinero para la atención de los enfermos.
 

En Fuentes, pueblo pequeño y humilde donde los haya, también ha celebrado La Navidad como se merece. No es una Navidad ostentosa, llena de luz y de color, de consumismo, es una Navidad humilde, con su Belén en la Iglesia, con su árbol de Navidad en la calle, y en algunas casas, lienzos recordándonos la llegada de Jesús, algo que dista mucho de las grandes avenidas de las ciudades llenas de bombillitas de color, lejos de esas fachadas adornadas, lejos de esa fiebre consumista que invade a las personas… En Fuentes la Navidad es sencilla, pero no por eso menos importante, sino al contrario, es una Navidad como las de antes,  donde las familias se reúnen en torno a la mesa para celebrar la llegada de Jesús, donde la frase “Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo”, no es un cumplido, se dice a gente con la que convives todo el año, gente que aunque no sea tu familia es como si lo fuera, gente de la que te alegras de sus éxitos y te entristecen sus desgracias. Por todo esto y mucho mas, el ambiente que envuelve Fuentes en estas fechas que han pasado, es un ambiente festivo, mágico, donde Navidad se vive de una forma especial.

 

alt alt alt alt
 
Más artículos...
Noticias en Prensa